Una de las cosas que distinguen a los grandes líderes es un factor llamado Inteligencia Emocional (EQ).  En un estudio hecho por Daniel Goleman a los líderes de más de 200 compañías.  Se encontró que la Inteligencia Emocional era 2 veces más importante que el IQ y el conocimiento tecnológico a la hora de guiar a los resultados.  La diferencia entre el mejor líder y el resto fue de un 90%.

Ahora, ¿qué realmente es la Inteligencia Emocional?  Según Goleman la inteligencia emocional está compuesta de 5 componentes:

  • Conciencia de sí mismo
  • Auto control
  • Motivación
  • Empatía
  • Destrezas sociales

Conciencia de sí mismo: Es estar consciente de uno mismo, es conocer nuestras emociones y cómo afectan a los demás.  Estos líderes tienden a ser personas confiadas y cándidas.  Son realistas, hablan de sus fortalezas y debilidades con un excelente sentido del humor.

Auto Control: Es la habilidad de controlar o redireccionar las acciones e impulsos.  Tienden a pensar antes de accionar.  Estas personas suelen ser confiables, cómodos con las opiniones y siempre dispuesto a cambiar de ser necesario.

Motivación:Es una pasión para trabajar con energía, y de manera persistente, por motivos que van más allá de lo económico.  Significa estar conducido por un objetivo, orientados a las metas, optimista y comprometidos con la organización.

Empatía: Es la habilidad de entender las necesidades emocionales de las demás personas, y tratarlos de acuerdo a esto.  Los líderes empáticos son muy buenos en retener y desarrollar talentos, en servir a clientes y a consumidores, y en manejar las diferencias culturales.

Destrezas sociales: Es la capacidad de manejar relaciones, construir relaciones, desarrollar redes de comunicación, y en estar en común acuerdo.  Estos líderes suelen ser más persuasivos y ayudan a crear cambios.

De acuerdo, con las investigaciones todos podemos incrementar nuestro nivel de inteligencia emocional, entrenando a nuestra mente y activando el sistema límbico, el cuál, gobierna nuestros impulsos y nuestras emociones.  

La mejor manera de llevar esto acabo, es a través de los siguientes pasos:

  1. Con incentivos
  2. Con la práctica extendida
  3. Con la retroalimentación

Como todos los EQ están interconectados, si progresas en una area, puedes ayudar a mejorar las otras también.

Ejemplo:

Considera una ejecutiva que sus colegas dicen que no es muy empática, y no le gusta escuchar.  Se la pasa revisando su teléfono en las reuniones, muchas veces interrumpe a las personas y siempre está en contra de las opiniones de los demás.   Cuando su jefe le hace saber lo que está ocurriendo, ella se sorprende, porque ella lo que deseaba era ser eficiente, pero la retroalimentación (feedback), la incentivó a reflexionar y a mejorar.

De manera privada, ella comienza a pensar en algunos incidentes, y analiza cómo puede mejorar la situación.  Ella observa el comportamiento de otros grandes líderes e intenta imitar su comportamiento.  Siendo guiada por su jefe, gradualmente se vuelve más empática, mejorando su relación con el equipo y haciendo que el equipo aumente su productividad.

No hay duda que los líderes necesitan conocimiento en las distintas áreas, pero los líderes deben de desarrollar los 5 componentes para tener una inteligencia emocional saludable.

Extraído de: Harvard Business Review