Una de las destrezas más necesitadas y menos enseñadas es la habilidad de cómo vender el producto correcto a la persona correcta.  La venta es una de las habilidades más necesarias en el mundo de hoy, pero es la menos enseñada y la más mal-interpretada.

Las personas que son vendedores suelen tener una mala fama, por la forma en que se acercan a las personas.  En vez de ser cazadores, los vendedores deberían ser encantadores.  Deberían poder hacer que las personas les compren, y no, venderles cosas que no tienen sentido.