Una cosa es vender y otra cosa es tener un compromiso de brindar un servicio, satisfacer una necesidad y cultivar una relación que brinde un beneficio mutuo.  En este tiempo existen muchos auto-denominados expertos en las ventas y en la comercialización de contenidos que en ocasiones podemos sentirnos confundidos, en cuanto, a nuestra visión de la empresa y lo que  dicen dichos expertos a través de los medios.

Las mediciones que se hacen reflejan la actividad, pero no el compromiso.  Una vista no es lo mismo que una conexión.  Una impresión no significa que se haya retornado la inversión (ROI).

Debes entender que al otro lado de la pantalla hay personas con frustraciones y aspiraciones, y para ganar la atención de estas personas, será necesario compartir un contenido relevante e interesante.

Necesitas saber, que para realizar una venta debes tener el compromiso de ayudar, entretener, resolver problemas o inspirar a la gente. De lo contrario, serás ignorado.

Como el mercadeo está basado en crear un valor mutuo y ganar reciprocidad, no puedes ir detrás de las personas sólo cuando las necesitas, debes crear relaciones, las relaciones tienen etapas, y toman tiempo.

Cada vez que haces algo en las redes sociales, debes estar consciente que hay seres humanos al otro lado de la pantalla.  Así que debes tratarlos como personas especiales.

Tu trabajo no es asumir que eres una persona o una organización especial, al contrario, es hacer que otros sientan que son especiales. La persona debe sentir que le estás hablando directamente a ella.

Recuerda que tu objetivo debe ser sumergir a las personas en una experiencia que vaya más allá del momento, que sea reflexivo, que informe y que sea relevante e inspirador.