Existe un patrón en todos aquellos que han alcanzado el éxito y Simon Sinek le llamó el Círculo Dorado o Círculo de Oro.

  • ¿Qué? – Estos líderes saben lo que hacen.
  • ¿Cómo? – Estos líderes saben como hacerlo.  Valor añadido. Diferenciación del producto.
  • ¿Por Qué? – Líderes que saben por qué hacen lo que hacen.  ¿Cuál es tu propósito? ¿Cuál es la causa? ¿Cuál es la creencia? ¿Por qué existes o por qué existe la compañía? ¿Cuál es la razón para levantarse cada mañana? y ¿Por qué debería importarle a alguien?

[Según la gráfica] Como resultado, nuestra manera de pensar y actuar, la manera de comunicarnos es desde afuera hacia adentro, vamos de lo más definido a lo más difuso.  Pero los líderes inspiradores, sin importar su tamaño o industria, piensan, actúan y se comunican desde adentro hacia afuera.

Nosotros normalmente decimos lo que hacemos, cómo lo hacemos y esperamos un comportamiento determinado: una compra, un voto o algo así.  Pero esto no es inspirador.

Apple se comunica así: “En todo lo que hacemos, creemos en el cambio del estatus quo, creemos en un pensamiento diferente. La manera en que desafiamos el estatus quo, es haciendo productos muy bien diseñados, sencillos y fáciles de usar para los usuarios ‘user-friendly’.  Sencillamente hacemos computadoras geniales.  ¿Quiere comprar una?”

La gente no compra lo que uno hace, sino compra por qué uno lo hace.   Esto explica por qué la gente se siente cómodo comprando una computadora de Apple.  Pero también compran un mp3, DVR y todo lo que hace Apple.

El objetivo no es hacer negocio con todos los que necesitan lo que uno tiene.  El objetivo es hacer negocio con aquel que cree en lo que uno cree.

Esto es un principio de biología, no de sicología. 

Cuando nos comunicamos de la parte externa del cerebro a la interna, las personas pueden entender todo tipo de información no importa cuán compleja sea, pero esto no guía a un comportamiento.

Sin embargo, cuando hablamos desde la parte interna del cerebro, la que controla el comportamiento.  Esto permite que la gente desee algo tuyo, y aún más, ser leales y quiera ser parte de lo que sea que uno haga.

El objetivo no es que la gente desee lo que tienes, sino que crean en lo que tu crees.   No vendas, comparte tus creencias.  El objetivo no es contratar a alguien que necesite un trabajo, es que te conectes con personas que crean lo que tu crees, porque están dispuesto a dar la vida por que estás haciendo.

Es necesario ser guiado por un propósito, una causa, una creencia. Hay que estar convencido que lo que crees cambiará el curso del mundo.  No puedes estar en busca del dinero, las riquezas y éxito, ya que el éxito viene como resultado de trabajar en lo que crees.  Si vas en busca del resultado, te seguirán por obtener el resultado, pero si vas tras tu propósito, la gente luchará mano a mano contigo hasta lograrlo.

Si no encuentras un propósito, una causa y una creencia por qué hacer las cosas, tarde o temprano, te darás por vencido.

La gente no compra lo que haces, sino por qué lo haces.   Lo que haces es la prueba y el resultado, de por qué lo haces.

Dr. King creía que habían dos tipos de leyes: aquellas hechas por la autoridad divina y las que eran hechas por los hombres.  Y cuando las leyes de los hombres son consistentes a las leyes divinas, entonces que comenzaremos a vivir en un mundo justo.  El dio un mensaje titulado “Yo Tengo Un Sueño”, y no “Yo Tengo Un Plan”.

Recuerda que, la gente no compra lo que haces, sino por qué lo haces.

Mira el video de Simon Sinek en Ted Talks aquí.

Comparte el artículo: