No hay que ser un psicólogo o un estudioso para poder entender el poder que hay detrás de las palabras de afirmación.  Si observamos nuestra propia vida veremos que de una forma u otra estas palabras positivas nos hace sentir bien.

De igual manera, las palabras negativas nos hacen sentir mal, nos da coraje y mucha molestia.  Si no estamos auto-analizándonos constantemente, comenzaremos a accionar conforme a lo que otros han dicho de nosotros.  La sociedad en que vivimos está sumergida en una burbuja de negatividad, y esto es lo que comienza a salir de sus labios, por ende, si constantemente nos están diciendo algo llegamos a creerlo, ya que muchas de estas personas son familiares y amigos cercanos.

Por ejemplo:

  • “Mi vida no cambiará jamás.”
  • “A mí siempre me pasa lo peor.”
  • “Uno vino a esta vida a sufrir.”
  • “Mis días son un caos.”
  • “Otra vez más de lo mismo que no quiero.”
  • “Que suerte tienen los demás”
  • “Yo no puedo tomarme vacaciones.”
  • “Yo no puedo tener un día simple.”
  • “Yo siempre me meto en problemas.”
  • “La gente no me entiende.”
  • “No encuentro la salida.” 
  • “Siempre la misma historia.”

Lo que escuchamos constantemente desarrolla en nosotros una creencia.  Esta creencia a su vez produce pensamientos, y de acuerdo a como pensamos, así actuamos.  Y nuestras acciones producen los resultados que estamos teniendo.

La mayoría de las personas no entienden porqué actúan de cierta manera, y cuál es el porqué de su comportamiento, y aún, porqué toman las decisiones que toman.  Todo tiene que ver con lo que estamos escuchando constantemente.  Es un principio que se menciona en la misma Biblia en Romanos 10:17, cuando dice que: “la fe es por el oír…”, o sea, haces una creencia de aquello que estas escuchando constantemente.

Si deseas cambiar el resultado de tu vida (salud, financiera, emocional, espiritual, social e intelectual), debes comenzar a cambiar todo lo que está entrando por tus oídos.  

Comienza a cambiar las palabras negativas que entran por tus oídos, por palabras positivas.  Cambia el círculo de personas que te rodean si sus palabras constantemente es de fracaso, crítica y derrota.  Cambia los programas de tv y radio que nada aportan a tu vida, por documentales, seminarios, educación, etc.  Cambia todo lo que lees en los periódicos, revistas y redes sociales, por libros y escritos que alimenten tu mente y tu corazón.  Entonces verás como todo lo demás comenzará a cambiar.

Para poder hacer ésta transición (que no es nada fácil, por que estamos acostumbrados y de cierta manera vamos en contra de la corriente), debes crear hábitos de auto-análisis y auto-evaluación, hábitos de lectura, de repetir constantemente palabras de edificación (palabras que construyen), palabras positivas y palabras de afirmación.  Los expertos indican que para crear un hábito debes hacer algo repetidamente durante por lo menos 21 días corridos sin fallar.

La definición de Afirmación según Wikipedia es:

El término Afirmación consiste en un acto por el cual manifestamos nuestro asentimiento intelectual y compromiso social respecto a una creencia expresando lingüísticamente un enunciado; considerando y declarando válida con plena conciencia su verdad cuando dicha afirmación se apoya en la evidencia y la certeza de un conocimiento sin sombra de duda.

Cuando la afirmación, no es acorde con la creencia que uno tiene como verdadera, entonces no sólo ha de ser considerada solamente como una falsa afirmación, sino como una mentira que no tiene nada que ver con el tema aquí tratado.

Es interesante la definición de afirmación, ya que tendemos a pensar que siempre es positiva en nuestra vida, y por ésta razón, te expliqué el proceso que debes seguir antes de poder comenzar a utilizar El Poder de la Afirmación, porque pudieras estar afirmando algo que no es real, pero que siempre has creído que lo es.

Cuando hablas diciendo como la lista de ejemplos antes mencionada es la prueba de que crees que esto es verdad y comienzas a afirmar algo en tu vida pensando que ésta es la verdad.  Si dices “Mi vida no cambiará jamás”, lo dices por que piensas que es verdad que nunca cambiará y ésta afirmación está basada a la creencia que tienes las cosas que has escuchado.

“Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto” -Henry Ford

Por esta razón, te invito a cambiar tu paradigma y todo lo que entra a tu mente y verás como las cosas han de cambiar en tu vida.

Si comienzas a utilizar El Poder de la Afirmación basado en la evidencia de la identidad que tienes, entonces podrás hacer un buen uso de este poder, pero para esto, debes conocer tu verdadera identidad, quién realmente eres, porque cuando sabes quién eres sabes, cuál es tu posición, tu propósito y tu destino.

Conoce más sobre identidad, diseño, propósito y destino en La Escuela del Reino.

Comparte el artículo: